37 Años de Impunidad

Este 6 de octubre se cumplen 37 años del brutal acto de terrorismo perpetrado contra un avión civil cubano en pleno vuelo con 73 personas a bordo, de ellas 57 cubanos. Su edad promedio apenas rebasaba los 30 años. Entre los viajeros del avión estaba el equipo de esgrima que acababa de escribir una brillante página deportiva, ganando la totalidad de las medallas de oro en las competencias regionales de esta especialidad que se efectuara en Caracas; una tripulación experimentada con una destacada hoja de servicios; 11 jóvenes guyaneses, seis de ellos seleccionados para realizar estudios de medicina en Cuba y cinco ciudadanos de la República Popular Democrática de Corea, que visitaban países de América Latina.

En los meses previos al sabotaje, el gobierno de Estados Unidos y la CIA, desplegaron una serie de actividades terroristas contra Cuba, fundamentalmente contra sedes diplomáticas y líneas aéreas.

La CIA tuvo una participación directa en la destrucción del avión de Cubana en Barbados.

“Los autores de estos crímenes se mueven impunemente por todas partes; cuentan con recursos financieros inagotables; utilizan pasaportes de Estados Unidos como ciudadanos naturalizados de ese país o documentos reales o falsos de otros numerosos países, y emplean los medios más sofisticados de terror y crimen.

Es conocido que un día después del atentado al avión cubano, el FBI y la CIA tenían conocimiento de los autores materiales e intelectuales del criminal suceso; sin embargo el gobierno de Estados Unidos ocultó esa información y dio cobija a los terroristas Orlando Bosch y Luis Posada Carriles.

Fredy Lugo, uno de los autores materiales, contó a la periodista venezolana, Alicia Herrera, cómo prepararon y ejecutaron el atentado al avión cubano, y Hernán Ricardo, el otro autor gritó en el patio de la cárcel donde se encontraba recluido, ‘Nosotros pusimos la bomba, ¿y qué? ‘.

Bosch vivió como un “ciudadano honorable” en una confortable residencia de Miami, con la generosa protección política y económica de la Fundación Nacional Cubano Americana  y falleció libre en esa ciudad.

Posada Carriles se pasea tranquilamente por las calles de Miami, a pesar de ser un confeso terrorista y que el gobierno venezolano solicitó a Estados Unidos en el año 2005 la extradición a Venezuela de este prófugo de la justicia.

Este 6 de octubre el pueblo cubano recordará con dolor este horrendo crimen. “No podemos decir que el dolor se comparte. El dolor se multiplica. Millones de cubanos lloramos hoy junto a los seres queridos de las víctimas del abominable crimen. ¡Y cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!”

 Iroel Sánchez  – Blog cubano  “la Pupila Insomne”

Written by

Este es un canal online creado para unir a los latinos que viven en los EUA y el Mundo.

No hay comentarios.

Leave a Reply

Message