Disputas territoriales en América Latina. Parte II

Brasil – Uruguay

Brasil y Uruguay se disputan la soberanía de dos territorios.

El primero es el Rincón de Artigas o el Rincão de Artigas, un área triangular de 237 km2 actualmente en manos brasileñas. Uruguay cree que un error en la delimitación de la frontera en 1856 dejó el territorio del lado vecino y desde entonces reclama una corrección, que desde Brasilia niegan conceder.

Más curioso es el caso de la isla Brasileña, un territorio fluvial en la desembocadura del río Uruguay que administrativamente está gestionado por Brasil, pero es reclamado por Montevideo desde hace más de un siglo. Se considera una zona deshabitada, ya que su último poblador murió en 2011, a los 93 años.

 Argentina – Reino Unido

Argentina reclama por las islas Malvinas/Falklands en posesión del Reino Unido y cuya soberanía fue causa de un enfrentamiento armado entre ambos países en 1982.

En 1994, Argentina incluyó su reclamo en la Constitución nacional, en la cual se establece la intención de lograr la soberanía por vía pacífica y de acuerdo a leyes internacionales. Mientras tanto, Reino Unido negoció para que las islas pasaran a ser territorio asociado de la Unión Europea según el Tratado de Lisboa, suscrito en 2009.

Aunque se restablecieron vínculos diplomáticos en 1992, la disputa entre ambos países recrudeció en 2010, cuando Gran Bretaña autorizó la exploración petrolera en la zona. Desde entonces, Argentina ha acusado a Reino Unido de querer militarizar e introducir armamento nuclear en el Atlántico Sur, algo que Londres niega.

Los habitantes de las islas celebraron un referendo en 2013: 99% de ellos votó a favor de que el territorio continúe bajo bandera británica. Argentina describió el referendo como inútil e ilegal y quiere que la resolución de la disputa se dé en el marco de Naciones Unidas.

 Belice – Guatemala

Desde 1859 Guatemala reclama como propia una extensión de 12.700 km2 dentro de Belice: un área que representa casi la mitad del territorio beliceño.

La zona fue cedida en usufructo por la Corona Española a Reino Unido en 1763 para permitir a los ingleses la explotación de maderas y otros productos. El litigio inició tras la independencia guatemalteca de 1821, dado que los colonos ingleses extendieron su presencia en áreas no reconocidas por el tratado original.

Belice, parte del Imperio Británico, obtuvo su independencia en 1981. El gobierno guatemalteco avaló la libre determinación del pueblo beliceño, pero sin reconocer las fronteras que el país había establecido en su nueva Constitución.

En 2000 ambos países aceptaron a la Organización de Estados Americanos como mediador en el diferendo. Posteriormente, acordaron realizar consultas nacionales para decidir si se enviaba el asunto a la Corte Internacional de Justicia, pero en 2013 Guatemala decidió suspender un referendo porque Belice estableció que debía haber una participación mínima de 60% de su población para considerar válido el resultado. Los gobiernos acaban de restablecer las negociaciones este año.

 El Salvador – Honduras

Honduras y El Salvador disputan la posesión de Isla Conejo, un islote de medio kilómetro de extensión en el Golfo de Fonseca. Desde 1983 la zona está ocupada por soldados hondureños que arribaron después de que el destacamento militar de El Salvador regresó a territorio continental.

En 1992, la Corte Internacional de Justicia resolvió la disputa por los límites territoriales de ambos países. Honduras dice que la sentencia pone fin al diferendo, pero El Salvador alega que se dejó fuera la propiedad de Isla Conejo.

De acuerdo con analistas, la clave de la disputa es el acceso de Honduras al Océano Pacífico, pues su única comunicación directa es a través del Golfo de Fonseca donde la soberanía de El Salvador y Nicaragua pone en riesgo su salida a mar abierto.

En noviembre de 2013 las cancillerías de ambos países iniciaron una ofensiva diplomática ante la Organización de Naciones Unidas para pelear por sus derechos sobre esta isla.

 Costa Rica – Nicaragua

Desde 2010, Nicaragua y Costa Rica se disputan la soberanía de un islote fluvial de poco menos de 3 km2 de longitud ubicado en uno de los afluentes del río San Juan, cuya margen sur sirve de frontera entre ambos países.

El problema empezó cuando, basándose en imágenes de Google Maps que lo ubicaban en territorio nicaragüense, tropas de ese país se trasladaron al islote -llamado Isla Portillos por Costa Rica y Harbour Head por Nicaragua- para proteger unos polémicos trabajos de dragado en el río, foco constante de disputa entre ambas naciones.

Costa Rica procedió a demandar a Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que en octubre de 2011 ordenó el retiro de todo tipo de tropas del territorio en litigio, aunque autorizó la presencia de funcionarios civiles costarricenses para evitar posibles daños ambientales.

En noviembre de 2013, el tribunal ordenó a Nicaragua detener todas las labores de dragado y reparar el daño causado por las mismas. Pero no resolvió el fondo del asunto: la soberanía del islote en disputa.

 

Written by

Este es un canal online creado para unir a los latinos que viven en los EUA y el Mundo.

No hay comentarios.

Leave a Reply

Message