El Papa Francisco exhortó a los cristianos a reencontrarse con las raíces de su fe

Francisco llamó a no tener miedo y a redescubrir la experiencia cristiana, a “volver al primer amor”, para “recibir el fuego que Jesús ha encendido en el mundo, y llevarlo a todos los extremos de la tierra”.

En una ceremonia en latín, con bellísimos cantos, en su sermón, el Papa recordó que el Evangelio de la Resurrección de Jesús comienza con el ir de las mujeres hacia el sepulcro, temprano en la mañana del día después del sábado.

“Se dirigen a la tumba, para honrar el cuerpo del Señor, pero la encuentran abierta y vacía. Un ángel poderoso les dice: «No teman», y les manda llevar la noticia a los discípulos: «Ha resucitado de entre los muertos y va por delante de vosotros a Galilea». Las mujeres se marcharon a toda prisa y, durante el camino, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «No teman: vayan a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán»”, evocó.

Francisco centró su homilía en el mandato de “ir a Galilea”, el lugar de la primera llamada de Jesús.

“Volver a Galilea quiere decir releer todo a partir de la cruz y de la victoria. Releer todo: la predicación, los milagros, la nueva comunidad, los entusiasmos y las defecciones, hasta la traición; releer todo a partir del final, que es un nuevo comienzo, de este acto supremo de amor”, explicó.

“«Ir a Galilea» tiene un significado lindo, significa para nosotros redescubrir nuestro bautismo como fuente viva, sacar energías nuevas de la raíz de nuestra fe y de nuestra experiencia cristiana. Volver a Galilea significa, sobre todo, volver allí, a ese punto incandescente en que la gracia de Dios me tocó al comienzo del camino. Con esta chispa puedo encender el fuego para el hoy, para cada día, y llevar calor y luz a mis hermanos y hermanas. Con esta chispa se enciende una alegría humilde, una alegría que no ofende el dolor y la desesperación, una alegría buena y serena”, agregó.

“En este sentido, volver a Galilea significa custodiar en el corazón la memoria viva de esta llamada, sin miedo, cuando Jesús pasó por mi camino, me miró con misericordia, me pidió seguirlo; recuperar la memoria de aquel momento en el que sus ojos se cruzaron con los míos, el momento en que me hizo sentir que me amaba”, precisó.

Es necesario volver allí, para ver a Jesús resucitado y convertirse en testigos de su Resurrección.

Written by

Este es un canal online creado para unir a los latinos que viven en los EUA y el Mundo.

No hay comentarios.

Leave a Reply

Message