Descubrimiento de una misteriosa tumba de la era de Alejandro Magno

                                        Entrada de la tumba griega de Anfípolis        Cariátides de la tumba de Anfípolis

Tomado de BBC Mundo

   A principios de agosto, un equipo de arqueólogos griegos liderados por Katerina Peristeri desenterró lo que las autoridades dicen que es el lugar de enterramiento más grande descubierto en el país.  Y data de la época de Alejandro Magno.

El sepulcro está en la antigua Anfípolis, una importante ciudad del reino de Macedonia, 100 km al este de Tesalónica, la segunda ciudad de Grecia.

Su estructura se remonta a finales del siglo IV antes de Cristo y tiene 500m de ancho, más grande que la tumba del padre de Alejandro, Felipe II, ubicada en Vergina, al oeste de Tesalónica.

“Estamos observando con asombro y con profunda emoción la excavación en Anfípolis”, le asegura a la BBC Konstantinos Tasoulas, ministro de cultura de Grecia.

“Se trata de un monumento funerario de dimensiones únicas e impresionante maestría artística. Los más bellos secretos se esconden justo debajo de nuestros pies”. Dentro de la tumba, los arqueólogos descubrieron dos magníficas cariátides.

Cada una de las figuras femeninas esculpidas tiene un brazo extendido, presumiblemente para disuadir a los intrusos e impedir que entren a la cámara principal de la tumba.

El equipo de excavación no ha hecho ninguna declaración sobre la identidad del ocupante de la tumba.

Los arqueólogos coinciden en que la magnificencia de la tumba significa que fue construida para una persona prominente, tal vez un familiar directo de Alejandro Magno. Quizás su madre, Olimpia, o su mujer, Roxana, o algún noble macedonio. Otros dicen que podría ser un cenotafio.

Pero sólo el equipo de excavación puede dar respuestas definitivas. Y el progreso ha sido lento, ya que los trabajadores descubrieron una tercera cámara que corre peligro de colapsar.

Los expertos no han llegado a un veredicto. Pero para los pocos cientos de habitantes de Anfípoli y Mesolakkia, los dos pueblos más cercanos al lugar de la excavación, no hay duda: dentro de la imponente tumba con paredes de mármol que yace a pocos metros de sus casas, no puede haber otro que Alejandro Magno.

“Sólo Alejandro amerita un monumento semejante”, dice Antonis Papadopoulos, un agricultor de 61 años, mientras se toma un café en una taberna frente al museo arqueológico de Anfípoli. “La magnitud y la opulencia de esta tumba es única. El sentido común dice que es él quien está sepultado allí”.

Los arqueólogos y el ministerio de cultura griego advierten en cambio que esta es sólo una especulación, especialmente porque se cree que Alejandro Magno fue enterrado en Egipto.

“Estamos naturalmente ansiosos por conocer la identidad del ocupante de la tumba, pero eso será revelado a su debido tiempo por los excavadores”, dice el ministro Tasoulas.

Written by

Este es un canal online creado para unir a los latinos que viven en los EUA y el Mundo.

No hay comentarios.

Leave a Reply

Message