Se sabe que Pinochet también tenía un depósito secreto de toxinas

El dictador Augusto Pinochet dispuso de toxinas botulínicas capaces de eliminar a miles de personas dentro y fuera de Chile, según reveló por primera vez la ex directora del Instituto de Salud Pública (ISP) Ingrid Heitmann. Las toxinas, provenientes del Instituto Butantan de San Pablo, estuvieron en poder del régimen castrense desde la década de 1980, cuando éste enfrentaba precarias relaciones con Argentina, Perú y Bolivia, además de protestas sociales internas por la crisis económica.

Investigaciones judiciales que se están realizando sobre el envenenamiento de presos políticos y la muerte del ex presidente Eduardo Frei en 1982, durante la dictadura militar, detectaron documentos que corroboraron el ingreso de las toxinas desde Brasil. Los químicos, que permanecieron en secreto 27 años en un subsuelo del ISP junto al estadio Nacional de Santiago, fueron descubiertos e incinerados en 2008, sin informar al gobierno de Michelle Bachelet o a la Justicia, admitió Heitmann, quien estuvo al frente del ISP de 2007 a 2010.  Los juicios por violaciones a los derechos humanos recogen testimonios y evidencias de que los equipos represivos utilizaron toxina botulínica, gas sarín y talio. Un caso ampliamente documentado y con un fallo de la Justicia es el asesinato del diplomático español Carmelo Soria, ultimado en 1976 con gas sarín, luego de ser torturado.

Otro es el del ex presidente Eduardo Frei, quien sufriera un shock séptico en la Clínica Santa María, tras ser operado por un equipo de médicos que resultaron ser agentes de inteligencia, como probó el proceso judicial posterior. En los restos de Frei fueron hallados  talio y gas sarín, como indican los exámenes histológicos realizados en el proceso que lleva el juez Alejandro Madrid y que está en etapa de secreto procesal.

Un hombre clave en la producción y aplicación de estos venenos fue el químico y agente represivo Eugenio Berrios, sacado de Chile por militares en 1991, cuando el país ya había recuperado la democracia pero Pinochet seguía al mando del Ejército.  Berrios, buscado por la Justicia, apareció muerto en Uruguay en 1995, luego de estar bajo vigilancia de militares de ese país, como acreditaron los tribunales de Chile.

Las revelaciones causaron una reacción casi inmediata de los ex presidentes chilenos Eduardo Frei (hijo) y Bachelet.

Clarin.com – Mundo

Written by

Este es un canal online creado para unir a los latinos que viven en los EUA y el Mundo.

1 Comments to “Se sabe que Pinochet también tenía un depósito secreto de toxinas”

  1. bricomac says:

    Le site est sympa, les articles aussi, du coup je met dans mes bookmarks :)

    El sitio es agradable, los artículos también, lo puse en mis favoritos :)

Leave a Reply

Message