Democracia y Ley Islámica (Parte II)

En Egipto: Los Hermanos Musulmanes siempre han buscado ser un movimiento de masas y han tratado de consolidarse por medio del apoyo popular. Pero su líder más influyente, Sayyid Qutb, denunció la idea del Estado laico como una especie de blasfemia, un intento de usurpar la voluntad de Dios por la aprobación de leyes que tienen una autoridad meramente humana. Qutb fue ejecutado en 1966 por el entonces presidente de Egipto, Gamal Abdel Nasser, quien llegó al poder en un golpe militar.

Desde entonces la Hermandad Musulmana y el Ejército han jugado en bandos opuestos.

La Hermandad apunta a un gobierno populista y ganó una elección que interpretó como una autorización para reconstruir a Egipto como una república islámica. Los carteles que ondulaban los partidarios del derrocado presidente Mohamed Morsi no abogaban por la democracia o los derechos humanos. En ellos se leía: “Todos nosotros estamos con la Sharia”. El ejército respondió diciendo que ‘no, sólo algunos de nosotros lo somos’.

¿Por qué no puede un Estado moderno gobernarse por la ley islámica? Este es un tema controvertido sobre el que hay muchos puntos de vista eruditos.

Según   opinión de Roger Scruton, escritor y filósofo: “las escuelas originales de la jurisprudencia islámica, que surgieron a raíz del reinado del Profeta en Medina, permitían a los juristas adaptar la legislación según las necesidades cambiantes de la sociedad, por un proceso de reflexión conocido como ijtihad o esfuerzo.  Pero esto parece haber llegado a su fin en el siglo VIII, cuando la escuela teológica dominante de ese momento determinó que todos los asuntos importantes se habían resuelto y que la “puerta del ijtihad está cerrada. Por lo tanto, al introducir la Sharia hoy en día se corre el riesgo de imponerle a la gente un sistema de derecho diseñado para el gobierno de una comunidad que desapareció hace mucho tiempo y que no puede adaptarse a las circunstancias cambiantes de la vida humana. Es decir, la ley secular se adapta, la ley religiosa sólo perdura.

Por otra parte, precisamente porque la Sharia no se ha adaptado, nadie sabe realmente lo que dice. ¿Hay que matar a pedradas a los adúlteros? Algunos dicen que sí, otros dicen que no. ¿Está prohibido invertir dinero a interés en todos los casos? Algunos dicen que sí, otros dicen que no.

Cuando Dios hace las leyes, las leyes se vuelven tan misteriosas como Dios lo es. Cuando hacemos las leyes y las formulamos para nuestros propósitos, podemos estar seguros de lo que quieren decir. La pregunta es quiénes somos nosotros, ¿qué manera de definirnos reconcilia elecciones democráticas con una oposición real y los derechos individuales?

Ese, en mi opinión, es el asunto más importante que enfrenta Occidente hoy. Es crucial, porque Occidente también le está dando una respuesta equivocada. Pero ese es otro tema.”

Roger Scruton. Especial para la BBC

Written by

Este es un canal online creado para unir a los latinos que viven en los EUA y el Mundo.

1 Comments to “Democracia y Ley Islámica (Parte II)”

  1. Es improbable encontrar a gente con conocimientos sobre este asunto , pero creo que sabes de lo que estás hablando. Gracias compartir información como este.

Leave a Reply

Message