Acuerdo entre la CIA y la policía brasileña encubriría actos de espionaje

La CIA actúa libremente en Brasil, junto a la policía, en el marco de un acuerdo antidrogas firmado en 2010, pero que encubriría actos de espionaje a brasileños, según el diario Folha de Sao Paulo. De acuerdo con el informe, agentes norteamericanos “disfrazados de diplomáticos” están distribuidos por todo el territorio brasileño en busca de informaciones sobre residentes en el país, brasileños o no, y llegan incluso a pautar las líneas de acción en las más diversas investigaciones y a apuntar quién debe ser vigilado o rastreado por la policía nacional.  Policías federales, militares de Inteligencia del Ejército y funcionarios del Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia (GSI) de Brasil, citados por el diario, admitieron el trabajo conjunto, y afirmaron que los acuerdos de cooperación son “una formalidad” para disfrazar el espionaje.

“Por lo menos una vez por semana, dos agentes de la CIA llegan a una de las oficinas de la Policía Federal en Brasilia , en menos de cinco minutos ingresan y van a una reunión en el edificio donde trabajan cerca de 40 agentes brasileños de la división antiterrorismo”.

Tanto el edificio donde se reúnen como parte del equipamiento que se utiliza en el local fueron financiados por Estados Unidos en los años 90, señala el informe. Y agrega que desde los atentados del 11-S, las operaciones se enfocaron en la lucha antiterrorista. La nota recuerda que la CIA ha prestado apoyo a la policía brasileña en una serie de operaciones, como la detección de un fraude al Ministerio de Salud en el 2004 y la investigación en 2005 a un luchador supuestamente vinculado a la red terrorista Al Qaeda.

En 2010, la embajada de EE.UU. y la Policía Federal firmaron un convenio de apoyo, detalló Folha, aunque señaló que la cooperación era muy anterior. “Consideré que ese convenio no debía ser oficializado porque era un encubrimiento para realizar un espionaje desenfrenado, sin límites”, dijo al diario Walter Maierovitch, ex secretario nacional antidrogas de Brasil.

Los estadounidenses también están presentes en las bases que la Policía Federal posee en todo el país para el combate al terrorismo, ubicadas en Río de Janeiro, San Pablo, Foz do Iguazú y São Gabriel da Cachoeira. Todas esas bases, afirma Folha, cuentan con equipamientos y tecnología de la CIA.

Una serie de denuncias periodísticas sobre espionaje de EE.UU. a Brasil en los últimos meses, incluida la vigilancia de las comunicaciones de la presidenta Dilma Rousseff, ha tensado las relaciones entre ambos países. Según documentos proporcionados por el ex analista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de EE.UU. Edward Snowden, también la firma estatal petrolera Petrobras fue espiada. El gobierno de Brasil aguarda explicaciones de parte de Washington.

Clarin.com.ar – Mundo

Written by

Este es un canal online creado para unir a los latinos que viven en los EUA y el Mundo.

No hay comentarios.

Leave a Reply

Message